13.6 C
Santiago
viernes, junio 14, 2024

ISSN 2810-6741

spot_img

5 medidas para mejorar huella medioambiental de flotas de vehículos

Ante la meta lograr la neutralidad en las emisiones de gases de efectos invernadero en 2050, muchos países han establecido como objetivo el fin de las ventas de vehículos con motor de combustión en híbridos para el mediano plazo. Por ello, y para hacer frente al aumento de zonas de bajas emisiones, las empresas deben empezar a adaptar sus flotas y sus políticas de movilidad.

Ante esta situación, un estudio de Webfleet, la solución de Bridgestone, presenta 5 medidas para lograr un transporte más sostenible y mejorar la huella ambiental.

En primer lugar, hay que capacitar a los conductores para que adopten hábitos más seguros y eficientes en el consumo de combustible, con información activa sobre comportamientos como el exceso de ralentí, excesos de velocidad, conducción brusca, frenazos, etc. Monitorizando el estilo de conducción y fomentando una conducción más ecológica, es posible reducir un porcentaje muy alto de emisiones de CO2, hasta un 25%. Además, se mejora la seguridad vial y supone el ahorro de costos de combustible.

Además, mediante la planificación y optimización de las rutas se reducen kilometraje y emisiones, por lo que se deben trazar las más ecológicas y con información de tráfico en tiempo real, para evitar atascos. Por otro lado, se puede optimizar las secuencias de entregas, por ejemplo, buscando al conductor más cercano a los pedidos.

En tercer lugar, el estado de los neumáticos desempeña un papel crucial en el ahorro de combustible, y, por tanto, para las emisiones de CO2. Un descenso del 20% en la presión de inflado de los neumáticos se traduce en un aumento del 2.5% en el gasto de combustible. Mantener la presión adecuada puede mejorar la productividad y reducir tanto el combustible como las emisiones. Asimismo, elegir el neumático adecuado según el vehículo y el tipo de rutas que sigue, también es importante para lograr un transporte más sostenible. Lo mismo para vehículos eléctricos, que necesitan un neumático diferente que se adapte a su uso.

También destaca la importancia de los mantenimientos. Un vehículo en condiciones de circular aporta mayor eficiencia y emite menos gases contaminantes, por lo que es fundamental realizar mantenimientos periódicos para garantizar que los vehículos estén en buen estado.

Por último, invertir en combustibles alternativos y en vehículos eléctricos. Según el estudio de Webfleet, las empresas con EVs ahorran 15 toneladas de CO2 por vehículo al año. Y ciertamente, un gran porcentaje de los vehículos comerciales que transitan hoy en día, podrían perfectamente ser reemplazados por alternativas eléctricas.

Con información de Webfleet & Logística Profesional

Relacionados

- PUBLICIDAD -spot_img

Más recientes