13.6 C
Santiago
viernes, junio 14, 2024

ISSN 2810-6741

spot_img

Chimbote y San Juan de Marcona, las inversiones portuarias peruanas que se dinamizarán

Entre el primer y segundo semestre del próximo año, los terminales portuarios de Chimbote (Áncash) y San Juan de Marcona (Ica) serán adjudicados a inversionistas, para inmediatamente iniciar sus construcciones en beneficio de las actividades empresariales que se desarrollan en estas regiones y en las zonas aledañas.

El consultor especializado en puertos de la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (Proinversión), Ricardo Guimaray, sostuvo al medio especializado local Gestión, que el terminal de San Juan de Marcona tendrá una inversión superior a los USD 4 millones. La ejecución del puerto de Chimbote representará un monto mayor, aunque aún no se sabe a cuánto asciende exactamente. «Ambos (proyectos) son bajo la modalidad de Asociaciones Público – Privadas (APP), apuntando a concesiones de 30 años. Por el momento no podemos dar detalle de los inversionistas o postores», señaló el experto.

La iniciativa del puerto de San Juan de Marcona tiene previsto la operación de un terminal especializado en el embarque de concentrados de minerales, principalmente de hierro y de cobre, además de otros tipos de mercadería. El objetivo es que en la etapa inicial del proyecto se movilicen cargas como la del proyecto minero Pampa del Pongo (Arequipa) y potencialmente otras propuestas de Apurímac o Cusco: «Este terminal portuario inicialmente podrá mover hasta 12 millones de toneladas con posibilidad a incrementarse, de acuerdo a la demanda», expresó el funcionario.

En lo que corresponde al puerto de Chimbote, el proyecto consiste en la modernización de la parte antigua de un terminal de alcance regional ya existente. A ello, se le sumará la construcción -en un área cercana- de un nuevo muelle especializado en el manejo de contenedores: «El terminal en operación no está en condiciones de recibir naves de alta capacidad, pues el ancho del muelle es bastante angosto y no permite la manipulación de las embarcaciones modernas», explicó.

Guimaray sostuvo que actualmente este desembarcadero se limita a la atención de naves de menor capacidad, las que se movilizan con sus propias grúas para gestión de sus cargas: «Exportan algo de harina de pescado y a veces carbón, pero la idea es potenciarlo con el objetivo de que sea un terminal portuario multipropósito que responda a la carga no contenerizada», añadió.

A su vez, el nuevo terminal de contenedores tendrá capacidad inicial mínima de 130 mil TEUs (contenedores de 20 pies). Las actividades más favorecidas serían la manufactura, minería y agroexportación. En cuanto a las regiones, las más beneficiadas son Áncash, La Libertad y la zona sur de Cajamarca: «Próximamente se dará la declaratoria de interés (documento de resumen y datos principales del proyecto) del puerto de San Juan de Marcona, estimando que la adjudicación se dará en el primer semestre del próximo año. Y para el puerto de Chimbote proyectamos hacer la misma operación en el segundo semestre de 2024», refirió el especialista.

Cabe destacar que a través de Proinversión se han concesionado ocho instalaciones portuarias: terminal portuario de Matarani (1999); terminal de contenedores Muelle Sur (2006); terminal portuario de Paita (2009); terminal de concentrados de minerales del Callao (2011); terminal Multipropósito Norte del Callao (2011); terminal portuario de Yurimaguas; terminal portuario San Martín (2014) y terminal Multipropósito Salaverry (2018). Todos fueron concesionados por 30 años, excepto el terminal de embarque de concentrados de minerales del Callao, cuya concesión tiene duración de 20 años.

SourceGestion

Relacionados

- PUBLICIDAD -spot_img

Más recientes