21.1 C
Santiago
sábado, febrero 24, 2024

ISSN 2810-6741

spot_img

7400 trabajadores paralizan 30 puertos canadienses

VANCOUVER. 7400 trabajadores -la gran mayoría estibadores- declararon huelga en 30 puertos de la provincia canadiense de Columbia Británica desde el sábado pasado, en un paro que afecta especialmente a las terminales portuarias de Vancouver y Prince Rupert, primera y tercera en orden de importancia del país norteamericano. Las negociaciones se encuentran en punto muerto y diversas voces solicitan una ley para terminar con el conflicto.

Luego de que expirara su contrato colectivo el pasado 31 de marzo, los huelguistas solicitan aumentos salariales acordes con la inflación, indicó El País. También, una mayor protección frente a la automatización y a la subcontratación en el sector: «Tuvimos que dar este paso por el futuro de nuestra fuerza laboral», señaló Rob Ashton, presidente de la sección canadiense del Sindicato Internacional de Estibadores y Almaceneros, haciendo hincapié en que hacía treinta años que sus afiliados no declaraban huelga en esta provincia de la costa del Pacífico. Anteriormente, había afirmado que la contraparte se había retirado ya tres veces de la mesa y les acusó de intentar «esperar a que el Gobierno haciera el trabajo sucio (…) no quieren tratarnos con respeto”, dijo. Por su parte, la Asociación de Empleadores Marítimos de Columbia Británica afirmó que un arbitraje obligatorio podría poner fin a la disputa.

Las conversaciones han estado plagadas de dificultades, en las que han participado incluso mediadores del Gobierno federal. Tras ciertos avances, aspectos relacionados con las tareas de mantenimiento volvieron a congelar los canales de diálogo. Peor aún, ambas partes se acusan de mala fe. De acuerdo con la Cámara de comercio de Canadá, cerca del 25% del total de bienes que el país comercializa anualmente pasa por estos puertos, lo que representa cerca de 600 millones de dólares estadounidenses por cada día de actividades normales. Ni el tránsito de cruceros como el transporte de cereales se han visto afectados por el paro.

El Gobierno de Alberta -provincia cuyo comercio depende directamente de estos puertos- pide que Ottawa proteja las cadenas de suministro. La Federación canadiense de la Empresa Independiente, por su parte, expresó que urge «una legislación para garantizar que las actividades portuarias puedan continuar incluso en caso de huelga».

Con información de Jaime Porras
El apoyo visual es de Darryl Dyck (AP)

Relacionados

- PUBLICIDAD -spot_img

Más recientes