10.5 C
Santiago
martes, mayo 21, 2024

ISSN 2810-6741

spot_img

Cómo se convirtió Dubai en «la nueva Ginebra» del comercio de petróleo ruso

Durante décadas Ginebra albergó a muchos negociantes que vendían petróleo ruso a los consumidores del mundo entero. Sin embargo, desde que Suiza se sumó al embargo impuesto a Moscú tras la invasión a Ucrania, gran parte de ese comercio se ha trasladado a Dubai y a otras ciudades de los Emiratos Árabes Unidos.

Si bien la industria del comercio energético ya estaba en expansión en los EAU antes de que se produjera la invasión de Ucrania por parte de Vladimir Putin, el conflicto, y las sanciones occidentales que le siguieron, magnificaron ese crecimiento. De los 20 principales negociantes de crudo ruso que operaron durante los cuatro primeros meses de 2023, ocho estaban registrados en los EAU, según cifras aduaneras. En materia de productos refinados del petróleo, como el diésel y el fuelóleo, el dominio de los EAU fue aún mayor, con 10 de los 20 mayores comerciantes registrados en los EAU.

El auge del comercio ha enriquecido aún más a esta nación, movilizando miles de millones de dólares de ingresos petroleros adicionales a través de sus bancos y atrayendo también a decenas de nuevas empresas a sus zonas de libre comercio. Asimismo, ha puesto a prueba las relaciones con aliados como Estados Unidos, que quiere que fluya el petróleo ruso pero desconfía de la creación de nuevas rutas comerciales que pudieran socavar las sanciones vigentes.

«Si eres un operador de petróleo, aquí es donde quieres estar», afirma Matt Stanley, exnegociante de petróleo con 20 años de experiencia en el sector, quien actualmente gestiona las relaciones con los clientes de la región para el proveedor de datos Kpler. «Dubai es la nueva Ginebra».

Neutralidad política
Los EAU, que emergen desde la península arábiga hasta el golfo de Omán, han sido un importante centro comercial desde hace siglos, cuando atraían a los mercaderes que comerciaban productos entre Europa y Asia. Pero durante los últimos años, los EAU se han convertido además en un importante centro para el comercio de oro, diamantes y productos agrícolas, como el té y el café, gracias a su moderna infraestructura comercial, sus servicios bancarios y su mínima regulación.

El Dubai Multi Commodities Centre (DMCC), ubicado en el resplandeciente distrito de Jumeirah Lake Towers, es una de las zonas francas más grandes y más prósperas de los EAU. Una maqueta tridimensional ubicada en el vestíbulo de la sede muestra las 87 relucientes torres residenciales y comerciales del distrito a lo largo de sus dos kilómetros cuadrados de extensión, sede de 22.000 empresas registradas.

También es, posiblemente, el nuevo centro del comercio del universo petrolero ruso. De los 104 compradores de petróleo ruso que figuran en las declaraciones aduaneras rusas entre los meses de enero y abril, al menos 25 son empresas registradas ante el DMCC.

Litasco, brazo comercial de la rusa Lukoil, comercializó casi 16 millones de toneladas de crudo ruso y combustibles refinados entre enero y abril, con un valor superior a los 7.000 millones de dólares, lo que le convierte en el principal comprador individual de petróleo ruso durante ese lapso, según cifras aduaneras. La mayor parte del comercio fue realizado por Litasco Middle East DMCC, según los mismos datos.

Anteriormente, la empresa sólo tenía una oficina de representación en los EAU, pero parte de sus operaciones comerciales se trasladaron de Ginebra a Dubai desde el año pasado. Un antiguo negociante de Litasco afirma que el grupo tomó una planta completa en un rascacielos en el corazón de la zona franca. Litasco, con sede en Suiza, declinó hacer comentarios al respecto.

Demex Trading y Qamah Logistics, registradas ante el DMCC, también figuran entre los mayores comerciantes de crudo ruso. Ambas empresas fueron constituidas en los últimos tres años. No fue posible contactar a ninguna de ellas para tener sus declaraciones.

El comercio de petróleo ruso desde Dubai no es ilegal. Las sanciones occidentales sólo prohíben las importaciones a la UE, el Reino Unido y otros países que han suscrito las reglas del G7, entre los que se incluye Suiza. Pero las restricciones sí permiten que las empresas occidentales sigan vendiendo petróleo ruso a otras partes del mundo siempre que éste se comercie por debajo de un precio determinado.

Helima Croft, exanalista de la CIA y jefa global de investigación de materias primas en RBC Capital Markets, asegura que a Washington no le importa desde dónde se comercializa el petróleo ruso si esto se hace con transparencia. «Mientras estos barriles rusos estén por debajo del límite, las firmas comerciales no están haciendo nada incorrecto”, afirma. «El plan de precios máximos de Washington está en marcha”.

Otros operadores, en cambio, parecería que utilizan filiales con sede en Dubai para comprar y vender petróleo por encima del precio límite, empleando proveedores de servicios financieros y de transporte marítimo de origen no europeo.

Por ejemplo, el año pasado Paramount Energy and Commodities trasladó su actividad comercial relacionada con Rusia desde Ginebra hasta una filial basada en la zona franca DMCC que comercializa una mezcla de crudo del este ruso que se vende sistemáticamente por arriba del límite de los 60 dólares por barril que fijó el G7. En abril, las autoridades suizas cuestionaron a este operador sobre su traslado a Dubai, según informó el FT en julio.

¿Los operadores de Rosneft?
Sin embargo, los principales responsables del auge del petróleo ruso en Dubai no son actores establecidos, sino una red de empresas que hasta hace poco eran desconocidas y tienen estructuras de propiedad opacas que mueven colectivamente miles de millones de dólares de petróleo mensualmente.

Entre los mayores comerciantes de crudo y combustibles refinados procedentes de Rusia figura una empresa llamada Tejarinaft FZCO, registrada en otra zona franca llamada Dubai Silicon Oasis.

Tejarinaft -que significa «comercio de petróleo» en árabe- se constituyó dos meses después de la invasión rusa. En los registros de la empresa figura el ciudadano marroquí Hicham Fizazi como administrador único y director general. Es el único accionista que aparece, aunque los registros no revelan si posee la totalidad o solo una parte de la empresa.

En la documentación corporativa revisada por el FT también figura Fizazi como administrador único y es también el único accionista mencionado en al menos dos empresas más registradas en los EAU que comercian con petróleo ruso: Amur Trading FZCO, registrada en Dubai Silicon Oasis en agosto; y Amur Investments Ltd, constituida en Abu Dhabi en septiembre.

Los operadores rivales afirman que nunca habían oído hablar de Fizazi hasta el año pasado. Creen que las tres empresas forman parte de una red creada por Rosneft, o en su nombre, para ayudar a la empresa controlada por el Kremlin a desplazar su petróleo ya que sus antiguos socios europeos, como Trafigura y Vitol, abandonaron el comercio de crudo ruso desde el año pasado.

Las declaraciones aduaneras sugieren que Tejarinaft, Amur Trading y Amur Investments sólo han exportado petróleo de Rosneft, o de proyectos de Rosneft, comerciando casi 8.000 millones de dólares de crudo ruso y combustibles refinados de este productor entre septiembre y abril.

Solo Tejarinaft exportó 6.710 millones de dólares de petróleo ruso entre septiembre y marzo, exclusivamente para Rosneft, según 394 declaraciones aduaneras reportadas en ese periodo.

Rosneft declinó hacer comentarios. Los correos electrónicos enviados a la dirección indicada en el sitio web de Tejarinaft fueron devueltos como no entregados, el número de teléfono que figuraba allí conectaba con una línea general de consultas de la zona franca, y el formulario de «contacto» en línea no funcionaba. Tampoco fue posible comunicarse con Amur Trading y Amur Investments.

Ben Higgins, especialista en investigaciones de la consultora de riesgos Wallbrook, basada en Dubai, que forma parte del grupo Anthesis, asegura que durante el último año ha observado un gran incremento en el número de solicitudes de los bancos y otros clientes corporativos para realizar más diligencias relacionadas con empresas comerciales registradas en Dubai.

«Constituidas en diversas zonas francas de Dubai, las entidades objetivo suelen tener un perfil muy bajo y sus propietarios -al menos en el papel- no son ciudadanos rusos», afirma. «Sin embargo, una investigación y un análisis más profundos suelen descubrir múltiples pistas que conducen a Rusia».

Algunos de los individuos que Wallbrook ha investigado también parecen haber desempeñado papeles similares en negocios relacionados con el petróleo de Irán o Venezuela, dice Higgins, «siempre van un paso adelante de las autoridades, desplazándose entre distintos sitios clave como Chipre, Hong Kong, Letonia y Dubai».

«La gente considera que la causa es la situación rusa, pero eso fue sólo el punto de partida», afirma un ejecutivo de comercio de los EAU, que anticipa que los banqueros europeos de materias primas seguirán a los negociantes a Dubai, mientras los bancos emiratíes intentan ampliar su oferta de servicios para el sector.

Para el petróleo ruso, al igual que para muchos ciudadanos rusos, Dubai ha demostrado ser un hogar acogedor, aunque potencialmente temporal, mientras se mantenga la guerra en Ucrania. Pero para las decenas de operadores de petróleo expatriados que trabajan en las mesas de operaciones dubaitíes, el traslado parece más permanente.

«Ya no es un entorno transitorio, en el que uno dice: ‘Probaré suerte y si pierdo dinero devuelvo las llaves y vuelo de regreso a Europa»‘, afirma Stanley, de Kpler. «Ahora la gente está echando raíces aquí. La gente cree en el sistema».

Con información de Financial Times

Relacionados

- PUBLICIDAD -spot_img

Más recientes