27.4 C
Santiago
jueves, febrero 29, 2024

ISSN 2810-6741

spot_img

La propuesta de ENAP para ordenar el desarrollo portuario en Chile de la mano del hidrógeno verde

Las instalaciones industriales de la Empresa Nacional del Petróleo (ENAP) en Cabo Negro-Laredo y Gregorio, ambas en el área continental de Chile, y de Percy en la isla de Tierra del Fuego, servirían como base para las operaciones logísticas y portuarias de varios proyectos para la construcción de plantas de hidrógeno verde y la posterior salida de su producción a los mercados internacionales.

La estatal chilena ya firmó acuerdos con varias de las empresas desarrolladoras que, en distintos grados, están avanzando en sus proyectos de hidrógeno verde. ENAP cuenta con muelles en las zonas mencionadas, capacidad de almacenamiento y concesiones marítimas vigentes que facilitarían los procesos de los privados en sus respectivas iniciativas. Desde el punto de vista portuario, evitaría que cada uno tenga que buscar sus propias soluciones.

El gerente de ENAP Magallanes, Rodrigo Bustamante, informó al destacado medio especializado Agenda Marítima que en el caso de las instalaciones de Cabo Negro-Laredo, cerca de Punta Arenas, están avanzados los estudios de ingeniería para adaptarlas a las necesidades de la industria del hidrógeno verde, particularmente a la transferencia de materiales y equipos para la fase constructiva de los parques eólicos y plantas de producción. Se estima que esto demandaría una inversión de US$ 50 millones por parte de privados. Bustamante adelantó que, en paralelo, la estatal avanza en un proyecto para aumentar la capacidad de Cabo Negro-Laredo con la construcción de un tercer muelle en el sector de Punta Porpesse.

En lo que respecta a las instalaciones en Gregorio, en la zona norte del Estrecho de Magallanes, dichos estudios están por comenzar con el interés confirmado de una empresa de concentrar ahí sus operaciones portuarias. Aquí se podría emplazar el mayor complejo industrial para la producción de hidrógeno y embarque de sus derivados, con una inversión estimada de USD $500 a USD $800 millones de dólares. La red de infraestructura logística y portuaria que se propone se completaría con el antiguo Terminal Percy, actualmente en desuso, pero que una vez habilitado serviría a los proyectos privados en el sector chileno de Tierra del Fuego.

En línea con esto, el Gerente General de la estatal chilena, Julio Friedmann, explicaba recientemente al mismo medio que «no estamos planteando hacer terminales nuevos, sino aprovechar toda la infraestructura existente y adecuarla, hacer plantas desaladoras, los ductos y la infraestructura de logística que permita tanto ingresar los equipos que se necesitan para desarrollar los parques eólicos, como también la salida de los productos». De esta manera, pondrían a disposición de la naciente industria sus instalaciones en el Estrecho de Magallanes, pensando en facilitar la logística de los proyectos y las inversiones para la transferencia de carga y despacho por vía marítima de la futura producción.

Con información de Agenda Marítima

Relacionados

- PUBLICIDAD -spot_img

Más recientes