21.1 C
Santiago
viernes, febrero 23, 2024

ISSN 2810-6741

spot_img

Plantean que nuevas Zonas Francas peruanas puedan ser administradas por privados

Las Zonas Económicas Especiales (ZEE) son espacios geográficos que nacieron con la idea de ser una herramienta de atracción de inversiones, que permiten la creación de empleos directos e indirectos, el desarrollo de nuevas tecnologías, innovación en procesos industriales, pero en el Perú se refleja un incipiente avance.

En el país se crearon ocho zonas económicas, pero solo cuatro se encuentran operativas: Tacna (Zofratacna), Piura (Zed Paita), Arequipa (Zed Matarani) y Moquegua (Zed Ilo). Otras como la Zona Franca Comercial y Turística de Tumbes, Zonas Especiales de Desarrollo Loreto, Zona Económica Especial de Puno y Zona Franca de Cajamarca no funcionan.

Para ComexPerú y la Cámara de Comercio de Lima (CCL) las zonas económicas especiales no cumplen con el objetivo para las que fueron diseñadas. Rafael Zacnich, gerente de Estudios Económicos de ComexPerú, indicó que, en 2022, solo el 0.15% de exportaciones totales salieron de las zonas francas peruanas: «Los años anteriores han rondado por ese porcentaje, es decir, no hay evolución», argumentó.

Zacnich -con datos de la Asociación de Zonas Francas de las Américas- también refirió que los puestos de trabajo en el Perú con las zonas económicas o zonas francas representan alrededor de 0.01% del total de empleo en el país: «Al margen de su particularidad con el tratamiento especial tributario, para que cumplan sus objetivos de atraer inversiones y realizar más exportaciones, se requiere que se mejoren las infraestructuras alrededor de dichas zonas, y respondan a la oferta exportable», dijo al medio andino Gestión.

Uno de los grandes problemas -señaló- es que Zofratacna concentra casi el 20% del contrabando a nivel nacional: «No hay mucha generación de ingresos formales. No funcionan las iniciativas políticas, entonces, cómo van a fortalecer si no hay tendencia a mejorar», aseveró. Leonardo López, presidente de la Comisión Tributaria de la CCL, sostuvo que, a pesar de contar con cuatro zonas económicas operativas, se carece de criterios fundamentales para su adecuado desarrollo, como lo es la falta de perspectiva para la ubicación de las mismas: «Aunque en tres de los casos se ubican cerca de un puerto, en general no cuentan con un adecuado desarrollo industrial y educativo que pueda dar soporte a las empresas que operen en las zonas», precisó.

Según el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo del Perú (Mincetur), en 2022, las ZEE generaron USD $93 millones en exportaciones, un incremento de 12% con respecto al 2021, y 48% frente al 2020, un monto muy por debajo de las importaciones que sumaron el año pasado USD $214 millones. En cuanto a puestos de trabajo en dicho año, se brindaron 2300 empleos directos. A junio de 2023, se encuentran instaladas 155 empresas usuarias (cifra muy por debajo de las reportadas en Chile y Uruguay con más de 2850 y 1560, respectivamente), desarrollando diversas actividades que incluyen logística, manufactura, agroindustria, maquila, reacondicionamiento, tecnologías de la información, investigación y desarrollo científico y tecnológico.

Colombia, un competidor directo de Perú, cuenta con 124 Zonas Francas en operación, tiene la existencia de 1000 usuarios autorizados en estas zonas y genera más de 152 mil empleos directos e indirectos, de acuerdo al último informe de la Cámara de Usuarios de Zonas Francas de la Andi.

Actualmente la administración de las ZEE recae en el sector público y la normativa faculta que estas puedan ser administradas por un operador privado, expresó la viceministra de Comercio Exterior del país andino, Teresa Mera. Por tal motivo, anunció que las nuevas zonas económicas especiales podrían ser operadas por el sector privado: «A diferencia de otros países, las ZEE peruanas funcionan bajo normativa pública; no obstante, nuestra legislación ha previsto que puedan ser impulsadas y administradas por empresas privadas, para lo cual se requiere nuevas modificaciones a nivel de ley y una evaluación particular», manifestó.

Para los gremios empresariales también es un pedido urgente que las zonas especiales sean manejadas por un privado. Y de hecho, hace unos meses atrás, el Mincetur señaló que consideraron el pedido de la empresa Cosco Shipping Ports para que el Puerto de Chancay, que viene construyéndose a toda máquina, sea Zona Económica Especial (ZEE). Sin embargo, la iniciativa aún debe ser ventilada en el Congreso de la República. La formalización de una ZEE en la periferia del megapuerto de Chancay estaría lista en aproximadamente dos meses, según el Ministerio de Economía y Finanzas. Tendría incentivos fiscales para reducir el Impuesto Sobre la Renta (IR) a una tasa de entre 18% y 20% por un periodo de hasta tres años

Con información de Gestión

SourceGestión

Relacionados

- PUBLICIDAD -spot_img

Más recientes