21.1 C
Santiago
sábado, febrero 24, 2024

ISSN 2810-6741

spot_img

Transporte marítimo en una «década decisiva» para cumplir objetivos de emisiones más estrictos

Frente a la dura competencia de otros sectores por combustibles más ecológicos, los nuevos objetivos de emisiones marítimas para 2030 penden de un hilo. Según la última edición del Maritime Forecast de DNV para 2050, la industria naviera tendrá dificultades para asegurar un suministro suficiente de combustibles neutros en carbono. El informe enfatiza la necesidad de considerar todos los enfoques alternativos para reducir las emisiones y tomar medidas ahora para asegurar el éxito futuro.

El aumento de la presión regulatoria para descarbonizar, incluyendo los objetivos más estrictos establecidos en julio por la Organización Marítima Internacional (OMI), significa que la industria naviera necesita lograr una reducción del 20% en las emisiones para 2030 y emisiones netas cero para o alrededor de 2050. Para satisfacer la demanda prevista de 17 millones de toneladas equivalentes de petróleo (Mtep) anuales para 2030, el sector marítimo necesita acceder a un impactante 30-40% del suministro mundial de combustible neutro en carbono proyectado. Por lo tanto, los armadores deben centrarse más allá de los combustibles, en particular en lo que se puede hacer ahora para lograr eficiencias energéticas y reducciones de emisiones de carbono.

Knut Ørbeck-Nilssen, CEO DNV Maritimo, señaló que «los 2020’s marcan la década decisiva para el transporte marítimo. Asegurar un suministro de combustible más ecológico es fundamental. Sin embargo, centrarse solo en los combustibles puede distraernos de tener un impacto en esta década y las ambiciosas declaraciones futuras no son lo suficientemente buenas. Los que necesitamos son acciones tangibles que reduzcan las emisiones. Las medidas de eficiencia energética pueden ofrecer resultados de descarbonización ahora y hacia 2030». El Maritime Forecast para 2050 presenta una visión actualizada de una serie de regulaciones e impulsores para la descarbonización del transporte marítimo, siendo las más importantes las nuevas regulaciones de la OMI, la inclusión del transporte marítimo en el Esquema de Comercio de Emisiones de la Unión Europea (UE) y los requisitos entrantes de well-to-wake. Estas regulaciones aumentarán el coste operativo del uso de combustibles de carbono, incentivando a los armadores a establecer planes hoy para reducir su producción de carbono.

«Nuestro último informe describe varias medidas de eficiencia energética que pueden ofrecer resultados de descarbonización ahora. Enfatiza la necesidad de que el sector marítimo adopte un enfoque holístico para garantizar una fuerte evolución de las regulaciones y tecnologías, así como la seguridad a largo plazo del suministro de combustible», dijo Eirik Ovrum, Consultor Principal de DNV Marítimo y autor líder del Maritime Forecast.

Para superar los desafíos de la descarbonización, el sector puede adoptar medidas operativas de eficiencia energética, como sistemas de lubricación por aire y propulsión asistida por viento. Este último ya se ha instalado en 28 grandes buques, lo que ofrece un ahorro de combustible de entre 5 y 9%, con el potencial de alcanzar el 25% si se moderniza. Además, tecnologías como la captura y almacenamiento de carbono a bordo y la propulsión nuclear pueden hacer frente a la competencia por la biomasa sostenible y la electricidad renovable. El informe presenta un análisis económico de ambas opciones a través de estudios de casos detallados que pueden ayudar a las partes interesadas a tomar decisiones informadas sobre estas tecnologías.

Otros hallazgos incluyen que ya está en marcha una transición tecnológica de combustible, con la mitad del tonelaje en cartera capaz de usar gas natural licuado (GNL), gas licuado de petróleo (GLP) o metanol en motores de combustible dual, en comparación con un tercio del tonelaje ordenado el pasado año. Para los buques en operación, el 6.2% del tonelaje puede operar ahora con combustibles alternativos, en comparación con el 5.5% del año pasado. El uso de metanol y GLP también está comenzando a aparecer en las estadísticas junto con las primeras nuevas construcciones alimentadas con hidrógeno. Actualmente, hay en curso varios proyectos de demostración de barcos alimentados con amoniaco, y pronto afectará a la cartera de pedidos una creciente demanda de barcos alimentados con amoniaco.

Con información de DNV

Relacionados

- PUBLICIDAD -spot_img

Más recientes