21.1 C
Santiago
sábado, febrero 24, 2024

ISSN 2810-6741

spot_img

La industria de seguros marítimos se enfrenta a una inminente tormenta

Las primas mundiales aumentaron un 5.7 % en 2022 debido al aumento de la actividad, el valor de los buques y a la reducción de la capacidad del mercado, pero se vislumbra un cambio en el horizonte y es probable que la inflación tenga un efecto significativo en la industria de seguros marítimos en el futuro, según la Unión Internacional de Seguros Marítimos (IUMI).

En general, 2022 fue un año positivo para los aseguradores marítimas, ya que las siniestros se moderaron, generando un impacto positivo en los índices de siniestralidad generales. Sin embargo, se espera que la inflación afecte la rentabilidad en los próximos años, ya que los crecientes costos de materiales, astilleros y mano de obra no se han reflejado en aumentos de primas.

«Durante el período post-COVID, hubo escasez de materiales como el acero, junto con un aumento de su demanda tras la reactivación del transporte marítimo mundial», señaló Ilias Tsakiris, presidente del Comité de Cascos Oceánicos de IUMI: «Esto se vio exacerbado por la creciente presión inflacionaria, que ha elevado los costos de los materiales, los astilleros y la mano de obra. La inflación no sólo se aplica a las reparaciones y reclamaciones de buques, sino también a los gastos generales de oficina. En general, la comunidad aseguradora no ha aplicado aumentos inflacionarios a la base de primas y esto puede llevar a una reducción en la rentabilidad general durante el próximo año o dos».

Además de la inflación, los temas clave que deberían estar en el radar de las aseguradoras de cascos incluyen los combustibles verdes o alternativos, las baterías de iones de litio, vehículos eléctricos y las «flotas oscuras».

Combustibles verdes

Los objetivos de emisiones de GEI para 2050, los proyectos de nuevas construcciones con combustible dual, la evolución de las directrices de la OMI y las iniciativas de sostenibilidad tienen implicaciones para los aseguradores de cascos, a medida que la industria naviera introduce y adopta nuevos combustibles. Recientemente, CMA CGM y Maersk anunciaron que trabajarán en conjunto para acelerar la descarbonización de la industria naviera, en tanto que Dyna-Mac y BW Offshore ejecutarán proyectos globales de búsqueda y captura de carbono, por solo mencionar algunos proyectos en carpeta y/o ejecución.

«Las tecnologías de reducción de emisiones son inevitablemente más sofisticadas que los métodos actuales de propulsión de barcos. Esto aumentará el valor de la flota mundial y, en consecuencia, el nivel de riesgo a cubrir», afirma Tsakiris, añadiendo que «La rápida implementación de estas tecnologías alineadas con la descarbonización y las emisiones de GEI, particularmente cuando se puedan utilizar nuevas mezclas de combustible con los motores actuales, dará lugar a nuevos riesgos».

Vehículos eléctricos y baterías de iones de litio

Los incendios en buques portacontenedores con vehículos de transporte que portan baterías de iones de litio (Li-ion) y vehículos eléctricos (EV) son otra área de gran preocupación, y el ejemplo más claro fue el incendio del Fremantle Highway, frente a la costa de la isla holandesa de Ameland, en julio de este año, siniestro que ocasionó la muerte de un marino y la evacuación del resto de la tripulación, una catástrofe que se agravó debido a que, de los 3700 vehículos a bordo, casi 500 eran eléctricos, un tema de gran relevancia, ya que las baterías de tracción son mucho más difíciles de apagar.

La IUMI destaca la preocupación por la «fuga térmica» en las baterías de iones de litio, lo que puede provocar incendios y explosiones. Tsakiris destaca la importancia de la detección temprana de incendios, la instalación de sistemas de extinción por drencher y CO2; y el establecimiento de protocolos de aceptación de carga bien definidos: «Un tema que requiere especial consideración es la carga de vehículos eléctricos en buques ropax, supeditada a evaluaciones integrales de riesgos y la implementación de medidas de seguridad adecuadas», señaló el ejecutivo.

Las Flotas Oscuras

Las llamadas «flotas oscuras» son una amenaza creciente para las aseguradoras, las que se vieron impulsadas por las sanciones contra Rusia por su invasión de Ucrania. El Comité Jurídico de la OMI ha observado una flota mundial de 300 a 600 buques cisterna, compuesta en su mayoría por buques más antiguos, que operan sin transpondedores AIS y carecen de mantenimiento adecuado, claridad de propiedad y seguro. Estas «flotas oscuras» trabajan en las sombras, evadiendo sanciones y planteando un mayor riesgo de derrames de petróleo y colisiones.

«En 2022 se registraron ocho incidentes relacionados con petroleros sancionados, incluida la destructiva explosión del petrolero aframax Pablo, que se incendió en aguas de Malasia en mayo y dejó a tres tripulantes desaparecidos», dijo Tsakiris, añadiendo que «como este barco formaba parte de ua flota oscura de 600 efectivos, los rescatistas no pudieron abordar. Afortunadamente, no hubo ningún otro barco involucrado, pero si se hubiera tratado de una colisión o de una transferencia de barco a barco, la historia hubiera sido completamente diferente. Tal como están las cosas, los restos quemados siguen anclados y es imposible contactar con los propietarios, lo que deja a las autoridades con un importante dolor de cabeza».

Con información de GCaptain

SourceGCaptain

Relacionados

- PUBLICIDAD -spot_img

Más recientes