11.4 C
Santiago
viernes, junio 14, 2024

ISSN 2810-6741

spot_img

Navegando aguas turbulentas: Sector logístico mundial alerta por alta inflación

La pandemia hizo que las autoridades introdujeran medidas financieras y sociales sin precedentes, y en el último tiempo han surgido múltiples nuevos desafíos -como la guerra en Ucrania, por nombrar solo una- generando una elevada inflación. A medida que los precios de bienes y servicios siguen su trayectoria ascendente, las repercusiones se dejan sentir en diversos segmentos de la economía. El sector de la logística no está exento.

Aumento del costo de transporte

Una de las repercusiones más inmediatas de la inflación es el aumento de los costos de transporte. La creciente inflación, impulsada por el incremento de los precios del combustible, el aumento de los gastos de mano de obra y el alza de los gastos de mantenimiento, ha ejercido una inmensa presión sobre la estructura de costos asociada a la movilización de bienes.

Costos energéticos

El repunte inflacionista se ve exacerbado por la escalada de los precios de la energía, que actúa como un importante catalizador. La espiral de los costos energéticos tiene un impacto en cascada sobre la economía mundial y la sociedad en general.

Gestionar inventarios, un gran desafío

En este contexto, la gestión de inventarios en un entorno inflacionista se ha convertido en un complicado reto para las empresas, las que han recurrido a mantener existencias más grandes como protección contra la incesante alza de precios, inmovilizando capital y espacio de almacenamiento considerables.

Este cambio de paradigma en la gestión de inventarios tiene implicaciones de gran alcance para el sector logístico. Como hay que almacenar más cosas, cuesta más tener almacenes y se necesitan más camiones de reparto. Como consecuencia, los contenedores se acumulan en los puertos y terminales europeos. Esto provoca tasas y retrasos adicionales, lo que puede restar eficacia a todo el proceso.

«Ante la volatilidad y la incertidumbre económicas, la planificación estratégica y la resiliencia se han convertido en los cimientos de la gestión de la cadena de suministro. Es imperativo que las organizaciones fortalezcan sus cadenas de suministro para resistir adversidades imprevistas. Hay que estar preparados para cualquier eventualidad, garantizando la capacidad de recuperarse de los desafíos futuros con agilidad y aplomo», señala un informe de Ti al que tuvo acceso el portal especializado chileno Mundo Marítimo.

El sector logístico se encuentra navegando por las turbulentas aguas de la alta inflación, por lo que resiliencia y la adaptabilidad serán claves para garantizar que el sector logístico siga siendo un componente vital de la economía mundial.

Con información de Ti & Mundo Marítimo

Relacionados

- PUBLICIDAD -spot_img

Más recientes